Esta web utiliza cookies para obtener algunos datos de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más informaciónCerrar

Blog Intimochic

VELLO SI/NO, GRACIAS !!!

Por Raquel García June 24, 2015 0 Comentarios

La controversia está servida: defensores y detractores del vello ya constituyen dos bandos consolidados. Mientras estos últimos apelan a la estética y la imagen como diosas supremas del siglo XXI, los primeros esgrimen lo natural como fuente de sabiduría. Depilación radical frente a vello creciendo sin control. Como casi siempre en esta vida, en el medio esta la virtud.

 

Incongruencias en ambas partes.

Todos aquellos y aquellas que lucen cuerpo depilado lo hacen con dos notables excepciones: el cuero cabelludo y las cejas. Extravagancias a parte, nadie se afeita la cabeza si puede lucir pelazo. Y en el caso de las cejas, moderamos con frecuencia su exceso pero nadie las hace desaparecer por su voluntad.

Los defensores del vello, por el contra, tampoco dejan crecer el pelo de la cabeza hasta el infinito. Ni cualquier otro pelo, seamos claros. El culto al vello tampoco parece un dogma de fe inmutable.

 

¿De que estamos hablando?

En realidad estamos hablando de sentido común. De armonizar ciencia y estética. La ciencia, por su parte, lo tiene claro: el vello corporal tiene una función – varias, de hecho – importante. Regulación de temperatura, control de la sudoración, protección contra rayos solares, prevención de infecciones. El control de los herpes genitales, en concreto,  se ve tremendamente favorecido por la presencia de vello púbico. Toda depilación, en última instancia, constituye una agresión. Toda depilación irrita la piel.

Entonces ¿estamos a favor del vello sin control? pues tampoco. Depilación con moderación, especialmente en el pubis. Una cosa es vaciar, reducir el volumen o dar forma al vello púbico, armonizando estética y funciones corporales y otra muy distinta es desproteger por completo esa zona tan sensible de nuestro cuerpo.

 

En conclusión, nos posicionamos.

Este blog sustentara siempre la libertad de expresión. Por tanto, que cada cual haga con su cuerpo lo que considere oportuno pero, en mi opinión, un vello púbico esculpido, aseado, incluso con color, es más estético, más erótico que uno totalmente depilado. Y sí, unas piernas de mujer me llevan por un momento al bando de los “depilofilos”, pero un hombre de pelo en pecho me devuelve al lado de los que gustan de acariciar vello. Llamadme clásica pero la sabiduría popular suele servir y, ya se sabe, ¡donde hay pelo hay alegría!.